Para quien se emociona pensando en abrazar una vida tranquila, aprender a cuidarse y recuperar el valor de lo sencillo disfrutando de la naturaleza.

 

Mis clases y retiros de yoga, talleres e ideas te ayudarán a llevar una vida slow.

Vuelve a emocionarte.

Para quien se emociona pensando en abrazar una vida tranquila, aprender a cuidarse y recuperar el valor de lo sencillo disfrutando de la naturaleza.

 

Mis clases y retiros de yoga, talleres e ideas te ayudarán a llevar una vida slow.

Vuelve a emocionarte

Déjame hacerte una pregunta muy sencilla.

¿Cuántas de estas ideas has sentido pasar por tu mente?

No tengo tiempo para nada.

Me faltan horas de sueño.

Necesito tiempo para cuidarme.

Todo es demasiado y me sobrepasa.

Tengo el cuerpo cargado y dolorido.

Quiero un cambio y bajar el ritmo.

Lo creas o no,

pasamos la mayor parte del día ocupados para evitar escuchar nuestras emociones. Mientras el resto del tiempo nos sentimos abrumados por las mismas.

La sociedad que te rodea ayuda poco, parece que premiara a los superhéroes que hicieran todo y además nunca se sintieran con dolores de espalda, cansados o con problemas de sueño.

El estrés y la carga emocional descontrolada afectan a tu cuerpo, tanto si eres consciente de ello como si no. Esto crea una reacción en cadena que afecta a tu salud.

Cuando te pasas el día corriendo acabas por dejar de disfrutar. El cuerpo pierde su poder de concentración y todos los días parecen iguales.

Imagina si aprendieras a sentir de forma consciente

para calmar tus días apreciando cada sentimiento.

Me llamo Lidia y...

 

ayudo a las personas a relajarse, quererse y llevar un estilo de vida más sencillo practicando yoga y abrazando su sensibilidad.

Porque vivir a 1000 revoluciones no es sostenible para tu salud, ni para el medio ambiente y ha llegado el momento de comenzar a disfrutar de cada día de forma consciente.

Comenzar a escucharte y parar el ritmo es la clave para mejorar tu calidad de vida.

Aprende a apagar el piloto automático, aumentar la consciencia corporal, reducir el estrés, mantenerte ágil y sentirte conectado a la naturaleza.

Con mis clases y retiros te sentirás como en casa aunque sea tu primera vez en el yoga.

Mi objetivo es que te relajes.

Tú también puedes practicar yoga, llevar una vida tranquila y quererte.

testimonios

 

Lo que dicen mis alumnos..

Nunca había hecho Yoga. Conocía esta actividad como “técnicas para relajarse y estirar”.

Mi poca elasticidad o nula flexibilidad me hacían pensar que poco futuro iba a tener en la práctica, que no iba a poder realizarla. Pero quería probar y empecé mis clases de Yoga con Lidia. Llevo ya más de un año practicando con ella.

Me ha enseñado a sentirme cómoda con la postura que haga, sin vergüenza, ya que no hay nada malo en si llegamos menos lejos o más abajo. Sino que lo que importa es la intención. Como siempre dice: «el yoga se adapta a ti, no tú al yoga”.

 En cada clase me enseña a quererme, mimarme, perdonarme, no exigirme tanto y a dedicarme tiempo. Para mí es muy importante este aspecto.

Además su forma de comunicar es especial: su voz, entonación, dulzura, delicadeza… Espectacular.

Cada día intenta ir incorporando conocimientos sobre la filosofía que rodea esta práctica y la vida tranquila. Me encantan mis clases de Yoga. Mil gracias.

Mercedes Dominguez Bernabé

Opositora

Empecé en yoga en un momento complicado de mi vida, con muchos cambios personales que implicaron cierta desestabilidad emocional y necesitaba encontrar un reducto de paz y armonía.

Fue entonces cuando conocí a Lidia, mi mejor descubrimiento en mucho tiempo, no solo por su labor como profesora, sino incluso más por su lado humano y personal.

Sus clases son todo lo que yo buscaba entonces y lo que seguiré queriendo durante mucho tiempo. En ellas, calmarás la mente gracias a su voz suave y melódica y mejorarás el equilibrio corporal y psíquico.

Es muy didáctica en sus explicaciones de las asanas y siempre está dispuesta a corregir tu postura con una sonrisa. Una experiencia increíblemente reconfortante.

Jesús Garrido García

Periodista

El retiro de yoga que hice con Lidia fue una experiencia inolvidable. Podría decir que de las mejores de mi vida.

Nunca había hecho Yoga antes, pero me lancé al retiro que hizo en Septiembre de 2019 animada por una amiga.

Considero que hay un antes y un después de practicar yoga con ella. Desde entonces me apunté a sus clases y voy siempre que me lo permite mi agenda.

Le doy las gracias por descubrirme esta práctica, es fantástica.

Lidia, transmites paz y calma, justo lo que necesitamos cuando llegamos a tu clase.

Día a día sé un poquito más, puedo aprender y llegar a esa calma con paciencia.

Paloma López Martínez

Dentista

Llegué a las clases de Yoga de Lidia por casualidad, y después de un año practicando con ella no puedo estar más feliz.

Es una gran profesional, que transmite de una manera real, cercana y práctica todo lo que implica el Yoga.

Lo que unido al cariño y tranquilidad que desprende, hace que las clases de las 7 de las mañana sean mágicas y que casi sin darte cuenta avances a paso firme  y tranquilo en Hatha Yoga.

Isabel Ibarra Simón

Abogada